martes, diciembre 09, 2008

El barco viejo

Hace tiempo, en una de esas tertulias de mesa y mantel en las que políticos y periodistas forjan su confianza y comparten confidencias personales y profesionales, el alcalde socialista de un municipio de la zona sur madrileña comparaba la política con la vida de los piratas que en el siglo XVII sembraron de aventuras los cálidos mares del nuevo mundo (aunque a mí, personalmente, me han calado más las andanzas náuticas de los berberiscos y los piratas de Malaisia) y sirvieron para escribir miles de páginas de libros y cientos de metros de filmografía. Pues bien, el citado alcalde, en su afán por explicarme (esas cosas siempre se cuentan, en privado, al calor de los vapores de la sobremesa) cómo la “res pública” era un mar plagado de bucaneros, corsarios y filibusteros empeñados en arrebatarles el “barco” de su municipio, convino conmigo en la responsabilidad que, como primer edil, tenía sobre el resto de la tropa y la necesidad de llevar a buen puerto la nave, sin estridencias ni haraganerías.

Sin embargo, hubo algo que me llamó especialmente la atención en sus reflexiones y que, ahora, con Getafe como mar de fondo, consigo entender en toda su extensión. Mi querido alcalde (si digo, a estas alturas del relato, que habría que añadirle un ex, voy a descubrir mis cartas, así que lo dejaremos en interrogante ¿? para mantener el ritmo narrativo) hablaba de su experiencia en el cargo y la de su “colega” y compañero de partido y profesión Pedro Castro (¡qué casualidad!) a quien otorgaba buena parte de culpa de los problemas que, por entonces, tenía el PSOE en la “capital del sur”; no quiero ni pensar qué opinión tendrá ahora con la tormenta que desde hace un par de meses azota las costas del kilómetro trece de la A-42, aunque puede que le llame en breve para compartir opiniones.

El caso es que, en la comparación, hablaba de los municipios que ambos gobernaban como si de dos barcos se tratase. Y decía: “imagínate Gasco si yo, con los años que llevo como alcalde, tengo que andar achicando agua de las vías que amenazan con inundar mi carabela, qué no tendrá que estar haciendo mi amigo Pedro Castro con un barco tan viejo como el suyo”, después de haber liquidado a lo más selecto de su tripulación y sin más compañía que un viejo catalejo y su inseparable grumete.

Son tantos los frentes que tiene abiertos el alcalde, nuestro alcalde, que cuando no se le inunda la bodega, le salta por los aires el mascarón de proa, por no decir la de cabos sueltos que deja allá donde atraca su galeón de 120.000 euros.

Pero ahora, con su estridencia vocal, ha terminado por inundar la cubierta hasta el punto de amenazar la estabilidad de una nave que lleva gobernando desde hace casi treinta años. La frase “por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha” va a pasar a los anales de la historia política nacional y, sin duda, le va a suponer a Castro un auténtico quebradero de cabeza. No quiere irse de la FEMP, aunque el órdago que le ha echado el PP tiene visos de dinamitar la institución. Eso sí, apela a las mayorías para seguir manteniendo el timón de una institución que va a la deriva y sólo sirve para ahondar más en el enfrentamiento entre derecha e izquierda. Y dice que dimitirá si se lo pide la mayoría: eso no es dimitir, es marcharse por la puerta de atrás; dimitir es un acto voluntario.

Lo cierto es que el barco de Pedro Castro ha quedado dañado y ha demostrado que no estaba hecho para empresas navales de cierta enjundia. Cuando se ha puesto a las órdenes del “gobernador” Zapatero, creía verse con patente de corso, pero está claro que su imprudencia le ha dejado sin cartas de recomendación.

Ahora, al alcalde no le va a quedar otra que volver a refugiarse en su particular “isla Tortuga” del sur madrileño, donde sigue manteniendo su tropa fiel de asalariados y familiares y preserva su status de navegante audaz. Y es ese retiro obligado el que más nos debe preocupar, por las repercusiones que todo este escándalo pueda tener a nivel local.

Se aventuran tiempos difíciles en este rincón del mapa (sin tesoro) y es muy probable que Pedro Castro descargue su furia por tanto ridículo con aquellos que tiene más cerca y a quienes culpa de su mal fario. Sería otra nueva insensatez.

Según las cartas de navegación a las que hemos tenido acceso, una flota de galeones, carabelas y fragatas aguarda en la ensenada con los cañones preparados y una buena dosis de dinamita dispuesta a hacer saltar por los aires el barco viejo.

miércoles, diciembre 03, 2008

Tonto de los...

¿Cómo calificar las afirmaciones realizadas por el alcalde de Getafe Pedro Castro en un acto público en las que se preguntaba por qué había tanto tonto de los cojones que votaba a la derecha? Sin duda, el subconsciente le jugó una mala pasada, pues nadie puede creer que el adalid de la igualdad, la solidaridad, la democracia y el pluralismo piense de ese modo.

Es cierto que en todos sitios (en la derecha, en la izquierda, en el centro, en el norte, en el sur, en el trabajo, en la calle, en la familia…) hay tontos, con matices. Hay tontos de los cojones, tontos del culo, tontos de remate, tontos de mierda, tontos de capirote, tontos a secas y también locuciones de distinta morfología, pero con similar significado. Así nos encontramos con el tontolhaba, con el tontolpijo, con el tontuno, tontoelquelolea. En fin, hasta muchos de ustedes, leyendo este post, pensarán de mí lo mismo. Pero una cosa es pensar y otra farfullar expresiones de las que luego arrepentirnos.

En este asunto, ¿dijo Pedro Castro lo que pensaba? Porque, eso es seguro, no pensó lo que dijo. Y con su discurso ha vuelto a levantar fantasmas en su contra. Además, el desliz del alcalde es aún mayor teniendo en cuenta el foro en el que soltó la perla, pues lo hizo en un acto institucional para explicar los presupuestos municipales en el barrio Juan de la Cierva. Allí, al acto, imagino que acudirían votantes de todos los partidos, no votantes, afiliados y simpatizantes y vecinos en general. Porque el alcalde es el máximo representante de todos y cada uno de los habitantes de nuestro municipio. Y allí hablaba en esa condición, en la de alcalde.

No es bueno confundir lo institucional con lo partidista, por mucho tiempo que lleve el primer edil ejerciendo esa doble función. Como secretario del PSOE, aunque no justificable, puede ser entendible el gesto. La pasión ciega y, a veces, nos confunde. Pero como alcalde debería mostrar respeto por los vecinos, voten al partido que voten. Esa es la base de la democracia: el respeto a los demás.

Pedro Castro debería explicar el comentario, si es que quiere, y matizar sus palabras. A fin de cuentas sería tan sólo predicar con el camino que ha emprendido en los últimos tiempos.

lunes, diciembre 01, 2008

En el punto de mira II

Atento a lo que se "cuece" a diario en la blogosfera getafense, el alcalde de nuestra localidad Pedro Castro se ha dirigido telefónicamente al autor de este blog para matizar algunos de los contenidos del artículo titulado “En el punto de mira” y en el que se hace mención al conflicto entre el concejal de Nuevas Tecnologías Miguel Angel Romero Pasamontes con un funcionario municipal y las posibles repercusiones políticas que pudiese tener dicho altercado.

El primer edil ha asegurado que ni él ni su primera teniente de alcalde Sara Hernández han planteado al concejal la opción de la renuncia al cargo y que en estos momentos la unión del Grupo municipal socialista es total.

Dicho está y escrito queda.

viernes, noviembre 28, 2008

En el punto de mira

El enfado del alcalde de Getafe Pedro Castro con su ex concejal de Urbanismo y ex secretario general de la Agrupación Socialista tiene todos los visos de convertirse en odio visceral. Todo lo que “huele” a Santos Vázquez dentro y fuera del Ayuntamiento está siendo perseguido hasta la extenuación por el regidor y su núcleo duro (ahora que está de moda el término me permito la licencia).

Uno de los políticos que más se han significado por su apoyo explícito a Santos, el concejal de nuevas Tecnologías Miguel Angel Romero Pasamontes está sufriendo la ira de su jefe de filas. Tanto que ha sido llamado a consultas tras un incidente con uno de los técnicos de su Delegación y sus superiores en el Gobierno municipal (Castro y su mano derecha Sara Hernández, comisaria política por excelencia del mandato socialista) han planteado seriamente solicitarle la renuncia al cargo.

El edil, cuentan personas allegadas, ha decidido plantar cara a los suyos y no quedarse quieto ante lo que considera una persecución en toda regla. Romero, por el momento, guarda un silencio casi sepulcral y prefiere no abrir el pico. Pero quienes le conocen cuentan que no va a ceder, que no entregará el acta de concejal y que está dispuesto a inaugurar el grupo de no adscritos, dejando al gran Pedro con sólo once de sus doce apóstoles.

Las malas lenguas (a las que es conveniente dejarlas siempre en cuarentena) dicen que la situación formaría parte de una estrategia del propio alcalde, que se comprometió a darle concejalía al número 15 de la lista a las municipales y por eso quiere mover del sillón a uno de los partidarios de su último enemigo.

Pedro Castro siempre se ha significado por su habilidad a la hora de manejar las situaciones de crisis, políticamente hablando, pues en el resto de temas ha ido perdiendo reflejos con el paso de los años. Y es en ese ámbito, en el político, en el que mejor se desenvuelve, de ahí que no sería bueno para él traspasar la línea. Los trapos sucios hay que lavarlos en casa, sin airearlos ni implicar a terceros. Eso lo sabe, pero a veces no está de más recordárselo.

miércoles, noviembre 19, 2008

El aeropuerto que no quieren los vecinos

La carta que el Ministerio de Fomento ha enviado al alcalde Pedro Castro, anunciando su intención de abrir la base aérea para vuelos civiles ha vuelto a encender la mecha en la localidad. La noticia, desvelada ayer por el periódico El Buzón, recoge la decisión del Secretario de Estado de Transportes de usar la base aérea para sustituir las pistas de Torrejón, incompatibles, según dice, con el aeropuerto de Barajas.

Mientras el Gobierno municipal ha admitido que conoce la misiva y ha optado por dar la callada por respuesta, el partido en la oposición (PP) vuelve a enarbolar la bandera de rechazo al uso de la base por aviones privados, que podrían alcanzar las cien operaciones diarias. Casi nada.

Los vecinos ya se lo han dejado claro a sus responsables políticos en las ocasiones en las que la noticias ha saltado a la luz. No quieren un aeropuerto en Getafe. Dudan de las condiciones de seguridad de la iniciativa y de las molestias que los vuelos continuados les ocasionarán. Todo ello sin mencionar el impacto de ruido y la contaminación procedente del combustible de un centenar de aviones sobrevolando el cielo de nuestra ciudad.

Parece que el alcalde está preparando el terreno par el aterrizaje del nuevo aeropuerto civil. En algunos foros de opinión se anunciaba hace varias semanas que las obras que se están realizando en la base guardan estrecha relación con el traslado de Torrejón y así lo han contado los propios trabajadores de la base. Se filtra una carta, se guarda silencio, se habla de la temporalidad del acuerdo y se termina por construir accesos, ampliar pistas y sucumbir al encanto de la aviación.

Es más, Fomento habla de la importancia que esta actividad tiene para Getafe y para Madrid como centros de negocio y reconoce implícitamente la ejecución de las obras para que los aviones privados dispongan de las condiciones de seguridad exigibles.

El Pleno, que aprobó la moción para lo que ahora se le viene encima tiene un problema. El PPP votó a favor de un primer borrador, pero en sesión plenaria se opuso al comprobar que la idea inicial y la final eran radicalmente opuestas. Y recogió hasta 7.000 firmas en contra del aeropuerto. IU también se echó atrás a la espera de los preceptivos informes de impacto ambiental que, dicho sea de paso, no existen. Hasta Pedro Castro dijo, con la boca chica, que tenía la sensación que el aeropuerto no se abriría.

Ahora nada de eso tiene valor si Fomento decide ejecutar el acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento e implicar además a la Comunidad para que se comprometa a abrir el aeródromo de El Álamo (proyecto del Gobierno de Aguirre) en un plazo no inferior a cinco años.

La batalla vecinal vuelve a la calle. Si el clamor popular contra el campo de golf de Perales, proyectado por el Ayuntamiento a cuenta de una dudosa y cuestionada operación urbanística, ha incendiado el tejido social, la utilización de la base como aeropuerto tiene toda la pinta de llegar mucho más lejos.

Los vecinos no quieren que los aviones sobrevuelen sus cabezas. Tienen el ejemplo de Algete, donde la obstinación vecinal les ha llevado a ganar en los tribunales. Y saben que no es bueno tener un aeropuerto tan cerca de sus casas. Bueno, tan cerca, no. Al lado mismo de sus casas.

jueves, noviembre 13, 2008

El más guapo, el más alto, el más fuerte

Acaba de salir a la palestra un estudio encargado por los mandamases del Ayuntamiento de Leganés (más conocidos como los Manolos) para ensalzar y alabar la labor de su jefe de filas en la casa de todos los leganenses. La han pagado con dinero público y se la han adjudicado a quien a ellos les ha dado la gana. Como todo lo que hacen desde que llegaron al poder.

En el estudio, la empresa encargada de las tareas de investigación sociológica pone en el mejor lugar posible a Rafael Gómez Montoya (el del coche de los 80.000 euros, el del viaje a Holanda), aunque la sensación que se aprecia en el municipio no es, ni mucho menos la misma. En cualquier caso, flaco favor le hacen, pues consiguen que crea que sus vicios son virtudes.

No hay político mejor valorado que Rafa, no hay partido más en sintonía con la ciudadanía que el suyo, no hay gestión mejor perfilada que la de su Gobierno… y así uno tras otro los análisis del estudio son un mero instrumento de propaganda del primer edil. Como todo lo que sale de sus manos y de las de su núcleo duro. Propaganda como elemento de dispersión.

La encuesta habla también de los medios de comunicación del municipio. Y aquí se vuelven a poner al descubierto las vergüenzas de Montoya y su equipo. Como el encargado del estudio no ha podido colocar al periódico El Buzón en el último lugar de conocimiento para los vecinos y vecinas de Leganés, literalmente lo han eliminado de la relación de medios. ¡Así se hacen las cosas!

Que me duele la cabeza, ¡pues me la corto!, que para eso soy del mismo Leganés. Eso es un ejercicio de chulería y lo demás “rien de rien”.

Mejor les valdría a esta panda de descerebrados que comen gracias al dinero público preocuparse por los problemas de sus ciudadanos, que cada vez son más y mucho más graves, y no perder el tiempo tocando las narices de quienes no piensan como ellos, ni les bailan el agua, ni les regalan los oídos.

Y para hacer ese ejercicio de autoestima se han gastado más de 22.000 euros. Si se los hubiesen dado a un par de familias necesitadas habrían ganado más. Al menos, cuatro votos. Falta les van a hacer en el futuro. Los votos, digo.

martes, noviembre 11, 2008

Registrando, que es gerundio

Al poder le ocurre como al nogal: no deja crecer nada bajo su sombra

¡Que paren de una vez! Que no sigan haciendo públicos más registros de bienes. ¿Acaso piensan los políticos que la gente de a pie se chupa el dedo? ¿Creen que nuestra capacidad de raciocinio no alcanza a diferenciar entre lo que cobran mes a mes con nuestro dinero y lo que declaran tener? ¡Vaya desfachatez!

El primero en abrir la veda de la incredulidad fue el alcalde Pedro Castro. Su declaración pública de bienes ha servido para hacer de ella un chascarrillo, en el mejor de los casos. Quien más quien menos, entre los que han accedido al papelito en el que el primer edil hace públicos sus bienes, se ha llevado las manos a la cabeza. Si Castro, que lleva la friolera de veinticinco años en el cargo, no ha sabido o no ha podido sumar el dinero suficiente para garantizarse una jubilación más que decente, qué pensar de los curritos de a pie con sus salarios mileuristas y sus problemas financieros.

Repasemos: declara el regidor poseer un piso en la calle Manzana, otra casa en el municipio de Casasviejas (allí todo el mundo la conoce como la casa del alcalde), un coche de más de ocho años y 13 mil euros entre sus libretas de ahorro. Si un tío mío, empleado en CASA durante 35 años, más o menos de su misma edad, tiene su piso en Juan de la Cierva, un apartamento en Benidorm y le ha prestado dinero a sus hijos para acceder a sendos pisos en El Bercial, amén de su bien conquistada cuenta de jubilación en Ibercaja, algo no cuadra. O el alcalde miente, o es un manirroto. Y si es esto último, ¿qué hacemos dejando en sus manos el destino de nuestra ciudad? Seguro que hay integrantes de la Plataforma en Defensa de la Sanidad que le defienden a capa y espada echando la culpa al mensajero, arrogándose vanidades que les son ajenas, que en su fuero interno saben que en el asunto de sus dineros les están mintiendo. Eso, o están en su misma situación.

Pero, si indecente nos parece la declaración de bienes de Pedro Castro, no menos suculenta es la que presentan los portavoces de los dos partidos en el Gobierno municipal. (INCISO: estoy deseando ver cuándo y en qué términos presenta la suya el portavoz del PP Carlos González, a quien han dejado con un auténtico marrón. Si dice que tiene menos que los otros nos vamos a reír de él y si dice que tiene más nos vamos a reír de él. Pero que lo haga cuanto antes, que no nos deje en ascuas, ¡por favor!) La portavoz socialista Sara Hernández dice tener 2.500 euros ahorrados. ¡Otra como su jefe! Porque eso, o es mentira, o no admite abiertamente saber cómo administrar las cuentas. Claro, que eso era cuando llegó al cargo de concejala, pues antes sólo era Jefa de Alcaldía. A este paso van a ser los vecinos de Getafe los que tengan que dejarles dinero para llegar a fin de mes. Deberían haberse quedado en un término medio, como buenos políticos que son, entre lo que realmente tienen y entre lo que dicen tener, pero hacernos comulgar con ruedas de molino…

Coy, representante de IU en el Gobierno dice tener su vivienda, su coche particular y, al menos, reconoce que tiene 56.000 euros en su cuenta corriente. Del mal el menos. Eso sí, declara acciones de Telefónica, pero no habla de su valor real de compra, ni la cantidad asignada.

Ellos que son cargos públicos están obligados por Ley a mostrar lo que tienen cuando llegan y cuando se van de su responsabilidad para administrar nuestros dineros. Que a nadie se le olvide este extremo.

lunes, noviembre 10, 2008

Y es que a todos les da por lo mismo

Todavía andan ardiendo las ascuas encendidas en la ciudad de Leganés por la adquisición del penúltimo “capricho” de su alcalde, un vehículo oficial que ha costado la friolera de 80.000 euros a las arcas municipales. Para el alcalde Montoya, el C6 adquirido le ha supuesto múltiples críticas por la idoneidad de sangrar las maltrechas cuentas públicas a costa de aumentar su seguridad, confort y maniobrabilidad.

Y digo que, mientras en Leganés se siguen tirando de los pelos, en Getafe nos desayunamos la noticia del gasto de Pedro Castro en la definitiva compra de su Audi A8. Dice el PP que el coche oficial de nuestro regidor nos ha costado 120.000 euros, pues al contrato inicial de 80.000 euros (¡vaya coincidencia!) hay que sumarle ahora otros 40.000 para finiquitar el préstamo y que el cochazo pase a ser de titularidad pública.

Resulta curioso cómo nuestros políticos, nuestros gobernantes, intentan dignificar sus cargos a costa de aplicarles coches de lujo, despachos con decoraciones costosísimas, comidas en restaurantes con estrellas “michelín” y relojes de marca, mientras sus conciudadanos pierden cada día que pasas la confianza en su forma de gestionar los recursos públicos.

No se les ocurre otra manera de dar lustre a su figura política que a base de ostentar, de mirar a ver quién es el que lo tiene más grande, de pasear sus posaderas detrás de cristales tintados y motores de alta potencia, inhibidores de ondas y demás elementos de disuasión.

Todo con la intención de demostrar quiénes son y porqué están donde están. Claro que, atendiendo al gasto, siempre ha habido clases. Si el alcalde de Leganés se gasta 80.000 euros en su coche, el de Getafe, alcalde de alcaldes, no podía estar nunca por debajo. La veteranía es un grado; o dos.

jueves, octubre 16, 2008

Castro no se fía ni de su sombra


Los resultados electorales en la Agrupación Socialista de Getafe y todo lo que ha rodeado a este proceso interno dejan en evidencia la cohesión existente en el PSOE local, algo que han querido destacar tras la última asamblea. Así, a bote pronto, el abrumador triunfo del sempiterno secretario general, Pedro Castro, podría interpretarse como un respaldo a su labor al frente del municipio durante los últimos 25 años. Pero hay matices que es necesario destacar.

En primer lugar el elevado índice de abstención ha ensombrecido los resultados y ponen en evidencia el apoyo de los militantes al trabajo de Castro. La mitad de los hombres y mujeres con derecho a voto en la “familia” socialista de Getafe eludieron tomar parte en el proceso electoral. En una lectura doble, podríamos preguntarnos si esta elevada abstención es, en la práctica, un modo de castigar a Pedro Castro y evitar, también, que la ruptura interna saltase a los medios. Porque, ¿qué hubiese pasado si ese 50% hubiese votado en contra de la candidatura presentada por el secretario general? ¿Habrían apoyado con su mitad de poder otra candidatura alternativa?

Es cierto que, de momento, nadie quiere hacer sombra a Pedro Castro y que el propio secretario general no se fía ni de su sombra. De ahí la lista planteada y aprobada, modelo de autoritarismo y “unipersonalidad” de una formación política (luego hablaré de ella) que presume de talante y participación. Parecía que la alternativa encabezada por Santos Vázquez ganaba enteros hace varios meses, pero el escándalo PSG, la salida apresurada del ex concejal y los problemas para mantener su plaza como funcionario del Ayuntamiento han dado al traste con esa posibilidad. ¿Ha habido pacto entre ambos para garantizar el futuro del ex edil de Urbanismo y cerrar en falso la herida de los socialistas getafenses?

La base de la democracia es, siempre nos lo recalcan los políticos, la participación. Cuanto mayor es el número de votos más legitimidad tiene cualquier tipo de sufragio. De ahí que en el análisis de los resultados en Getafe haya que tener en cuenta, y mucho, que cerca de 250 militantes socialistas optaron por la abstención.

Que Castro no se fía ni de su sombra está claro. No hay más que ver la lista confeccionada y aprobada para la Ejecutiva socialista local. El PSOE, en su nota de prensa posterior a las votaciones, habla de rejuvenecer el partido. ¿Están seguros? Porque al frente de la Agrupación siguen los mismos de siempre (en este caso el mismo y su núcleo duro), con algún cambio significativo. El secretario general decide mantener a Victoriano Gómez (su hombre de confianza y el que se ha encargado de lavarle los trapos sucios una vez sí y otra también) como secretario de organización y nombra presidente a Fernando Tena, ex concejal y también amigo personal de Pedro Castro. Los tres pilares sobre los que se asienta el poder del PSOE local tienen a sus espaldas muchos años de responsabilidad política y van a seguir ejerciendo un férreo control sobre el resto de secretarías.

La decisión del máximo mandatario socialista de dejar fuera de la ejecutiva a todos los concejales con representación municipal, relegándoles al papel de vocales, no ha sentado bien a todo el mundo. Este es un problema que, lejos de encontrar solución, parece enquistarse cada vez más en el seno de los socialistas. Para no señalar sólo a los concejales afines a Santos, Castro ha optado por quitarles a todos de la ejecutiva y “vender” una “limpieza” total. Pero siempre quedan huellas que borrar y rastros que seguir, políticamente hablando.

Así pues, ya han empezado a concretarse reuniones, encuentros, comidas y conversaciones entre muchos de los damnificados por el “huracán” electoral. Queda por saber hasta dónde podrían estar dispuestos a llegar, sabedores de que todo el que se ha enfrentado a Pedro Castro ha terminado por perder el pulso y capitulando para garantizarse su futuro personal, profesional y políticos. Eso sí, cuando han ido de uno en uno. De llegarse a unir, quizá…

miércoles, octubre 15, 2008

Mundo cruel


La crisis económica mundial, que inunda las páginas de los diarios y acapara minutos y minutos en los informativos de televisión, tiene una cara oculta. Su lado más dañino y cruel, que amenaza con llevarse por delante la vida de miles de niños y niñas en todo el planeta. Ellos, que ocupan apenas unas pocas líneas escondidas en el mar de letras de las informaciones sobre la quiebra de entidades bancarias, el desplome de las bolsas internacionales y la inyección de miles de millones de euros de las arcas públicas para financiar entidades privadas, son quienes van a sufrir con más crudeza la escasez de dinero. Si habitualmente son los que ocupan el último escalón de la cadena alimentaria mundial, ahora van a estar en el subsuelo de la miseria.

Leo con estupor que el dinero destinado por los Gobiernos de las denominadas potencias económicas mundiales para salvar de la quiebra a los bancos que zozobran ha sido diez veces superior al que entre todos destinan anualmente a las ayudas internacionales. Es decir, que les han dado a los más ricos diez veces más dinero que a los más pobres para que sigan siendo ricos y los otros diez veces más pobres. Es evidente que el dinero es el que es y que si se gasta es una cosa no se puede aportar en otra diferente. Los billetes no se multiplican (aunque eso hay que preguntárselo a los falsificadores, que obran el milagro del pan y los peces con sistemas cada vez más sofisticados) en plan prestidigitador, lo que deja un panorama de los más siniestro para los más desfavorecidos.

Ahora mismo, mientras leemos artículos en la pantalla del ordenador, discutimos sobre fútbol con una copa de vino en la mano, intentamos cuadrar nuestras cuentas corrientes o asistimos absortos al enésimo reality televisivo, más de una treinta de países del mundo se encuentran en situación de hambre extrema. Bien es cierto, que nosotros, por sí solos, poco podemos hacer ante esta situación, pero no me podrán negar que evitar hablar de ello no impide que exista.

La crisis, esa palabra que estamos hartos de oír a todas horas y en todos los lugares, amenaza con limitar todavía más los recursos económicos destinados a los denominados países pobres. Queda poco para que los mismos periódicos y las mismas cadenas de televisión que ahora nos asustan con el tsunami financiero, empiecen a mostrarnos las imágenes de niños desnutridos, víctimas de enfermedades y de hambruna. Todo para remover nuestras conciencias. Y que seamos nosotros, los que dependemos de las fluctuaciones de los mercados y los gobiernos para saber si vivimos bien o mal, los que aportemos cuanto podamos para comprar el pan que los poderosos niegan a quienes se mueren de hambre.

Esto de la economía mundial se asemeja a un gigantesco monopoly en el que las fichas las manejan unos pocos, los que consideran que tiene recursos económicos para salvar a los bancos, pero no para dar de comer a los que pasan hambre. Es triste, pero es así.

martes, octubre 14, 2008

Complejo deportivo privado en El Bercial

Llega a la redacción el aviso de una reunión de alto nivel en un conocido restaurante de la localidad en la que se trató la posibilidad de construir un complejo deportivo privado en el barrio de El Bercial.

Al encuentro-comida, acudió en nombre de nuestro Ayuntamiento su principal exponente, esto es, el alcalde Pedro Castro, acompañado de su nuevo y flamante concejal de Urbanismo José Manuel Vázquez (que suple, de momento, su falta de experiencia al frente de una delegación tan compleja como la que le han endosado con una buena dosis de “talante” político y apaga fuegos que prenden otros) como guardia de corps. En la mesa también se sentaron un conocido militante socialista que, curiosamente, es promotor inmobiliario y cuyo volumen de negocio le ha puesto en el techo de la decena de miles de pisos construidos y, lo que es peor para él, por construir; un antiguo trabajador municipal, que escaldado por la desastrosa gestión privada que desarrolló en nuestro municipio en la década de los noventa y comienzos del nuevo siglo, emigró a Andalucía, su tierra natal. De allí, de Andalucía, llegó acompañado del último comensal de nuestro encuentro, el alcalde de un pueblo sevillano, que también es senador por esta provincia andaluza.

En la reunión, como he dicho antes, se abordó la posibilidad de dotar al barrio de El Bercial, todavía en proceso de desarrollo, dado que hay constructoras que ante el “crash” económico han optado por aguardar tiempos mejores y “congelar” las actuaciones proyectadas en la zona. Esto es, en El Bercial quedan Solaris sin construir, solares a medio construir, solares con estructuras de andamios, ladrillos y hormigón que recuerdan los pisos olvidados del antiguo barrio de Loranca en Fuenlabrada, y solares sin uso definido. Algunos de estos últimos son los que, precisamente, corresponden al Ayuntamiento como derecho de uso en el complejo urbanístico.

¿Y qué pintan los sevillanos en este asunto? ¿Y qué hacía el promotor getafense en el encuentro?

Pues según me cuentan hay empresarios andaluces interesados en el mundo del ocio deportivo y, claro está, una cesión de suelo, tal y como está el “patio” a nadie le puede hacer ascos. Vamos, que el Ayuntamiento podría ceder parte del suelo-patrimonio municipal a una entidad privada para que desarrollase uno de esos complejos deportivos de moda, con gimnasio, sauna, spa, jacuzzi, padel y otros usos por descubrir.

Unos hacen negocio y otros cumplen con su ¿objetivo? de dotar de infraestructuras a una ciudad que anda tremendamente escasa de recintos deportivos (miles de getafeños se quedan sin plaza cada año en los cursos de natación, equipos enteros deben emigrar a otros municipios porque no hay campos suficientes para cubrir la demanda de plazas para los juegos deportivos municipales) aunque sea a costa de privatizar algo que debería ser oferta pública. Claro que, en lo tocante al deporte local, Getafe ya ha iniciado la privatización de un porcentaje de servicios, muy en la línea del secretario general de los socialistas madrileños, el todavía alcalde Parla, Tomás Gómez.

De seguir adelante este proyecto y ser firme lo planteado en la reunión de marras empezaría el debate que en su día se originó con la cesión de suelo municipal para la implantación de centros educativos privados. Educación, deporte, sanidad, cultura, ¿donde está la diferencia?

lunes, octubre 06, 2008

Mejor Ciudad Deportiva que Canal de Remo

Me cuenta un alto responsable municipal que la guerra dialéctica surgida a raíz del anuncio de Madrid 16 de diseñar sus instalaciones de remo y piragüismo a caballo entre Madrid y Getafe, evitando el compromiso que había adquirido cuatro años antes con la localidad de Aranjuez no es un tema preocupante. Es más, que el canal de remo ni siquiera es prioritario para este municipio.

Getafe tiene en mente otros proyectos. Sin ir más lejos, desde nuestro Ayuntamiento se está planteando la posibilidad de permutar con Madrid precisamente los terrenos que el citado canal de remo y piragüismo ocuparía en nuestro término municipal. Se trata de una lengua de tierra junto al río Manzanares, en el barrio de Perales del Río, próxima al Parque Regional del Sureste, pero sin invadirlo. La instalación olímpica arrancaría en Madrid capital, donde diversos colectivos vecinales ya se han posicionado en contra del canal de remo, por atentar contra las terrazas del manzanares, declaradas bien cultural y contra el Cerro de la Gavia, zona de restos arqueológicos y de la guerra civil.

Pero para los vecinos de Getafe la noticia es otra. La idea de nuestros munícipes es conseguir de Madrid que la capital se quede con los terrenos de Perales a cambio de ceder a Getafe los lindes entre ambas ciudades por la parte norte. Es decir, aquellos en los que el Getafe Club de Fútbol ha venido planteando en los últimos meses la cesión de suelo para construir un campo propio y una ciudad deportiva de titularidad privada.

Es seguro que si el terreno deja de ser competencia de tres administraciones de diferente signo político y mal avenidas en los últimos tiempos precisamente por disputas relacionadas con el urbanismo, será más fácil llevar a cabo el proyecto de Angel Torres y Pedro Castro.

Hasta el momento el Ayuntamiento de Madrid se había mostrado reacio a la permuta de lindes, pero con la opción del canal de remo la cosa seguro que cambia. Y Getafe (sus responsables políticos) prefiere otra ciudad deportiva antes que un trozo de instalación olímpica.

jueves, octubre 02, 2008

La información atropella a nuestros gobernantes

El volumen informativo generado en el municipio en los últimos días tiene angustiados a nuestros dirigentes, incapaces de aventurar cuál va a ser la próxima “sorpresa” en forma de noticia y enfrascados en un continuo ir y venir de comunicados y desmentidos para intentar “salvar” su acción política.

De nada sirve que acudan a periódicos afines y utilicen la ayuda de responsables vecinales embarcados en su “ideario de ciudad” para justificar lo injustificable. No lo hacen bien y lo saben, pero tampoco quieren que se lo recordemos los que nos dedicamos a la ingrata labor de informar. Porque eso significa que los ciudadanos y ciudadanas (como a ellos les gusta recalcar) conocen de primera mano sus deslices y meteduras de pata.

De repente aparece un comunicado del Gobierno local desmintiendo un supuesto “pelotazo” urbanístico a cuenta del campo de golf de Perales del Río. Un desmentido que llega o bastantes días después de algunos artículos y noticias relacionadas con una denuncia de ecologistas, o con antelación a algún reportaje en ciernes sobre el asunto. Es decir, que no se sabe si el desmentido es posterior a lo que se dice a nivel local o anterior a la información que pueda surgir en medios regionales y nacionales. Con éstos nunca se sabe.

El comunicado sorprende por su contenido, pues pretende convertir en político un asunto social (las quejas y denuncias ecologistas y de diferentes sectores de la población) implicando a la institución municipal en el acuerdo que en su día el Gobierno local firmó con los propietarios del suelo donde se pretende construir un campo de golf. Y la oposición se ha desmarcado acusando a los dos socios de Gobierno de querer fomentar un “pelotazo” urbanístico de 50 millones. Casi nada.

Lo que decía, que con sus actuaciones convierten en “notición” algo que hasta el momento había pasado poco menos que desapercibido entre los titulares y cuerpos de texto que se agolpan en los medios de comunicación locales.

Y no repuestos todavía del “asunto campo de golf” aparece en “Cinco días” la noticia del inicio de las obras de construcción del aeropuerto civil en Getafe. Helados se quedaron nuestros gobernantes cuando supieron del asunto. Tanto que en rueda de prensa el alcalde Pedro Castro no supo qué responder a los periodistas, él que siempre tiene una justificación-excusa-respuesta-valoración cuando se le hace una pregunta, grabadora en mano.

Nos dicen después que Defensa niega la mayor, que las obras no son del aeropuerto, sino que responden a mejoras de las instalaciones de la Base. Perdonen que no me lo crea. No pinta nada bien este asunto. Pero que nada bien.

¿Qué nos depararán los días venideros, informativamente hablando?

lunes, septiembre 22, 2008

Le hemos robado a Aranjuez

Sí, como suena. Getafe le ha “birlado” al municipio ribereño cualquier opción de ser subsede olímpica en el caso de que Madrid acoja los juegos del año 2016. Así se lo ha comunicado la responsable del proyecto olímpico Mercedes Coghen al Ayuntamiento de Aranjuez.

En un principio, y con vistas al proyecto de candidatura de Madrid para las olimpiadas de 2012 (que han recaído en Londres) Aranjuez asumió el compromiso de construir un canal de remo y piragüismo (proyecto que presentó el alcalde Jesús Dioniso Ballesteros) en el que celebrar las pruebas de estas competiciones olímpicas. Dicho proyecto, con retoques, es el mismo con el que la ciudad del Palacio Real recibió el visto bueno de la candidatura Madrid 2016.

Pero hete aquí que, de golpe y porrazo, hace unos meses se descuelga Getafe con la construcción de un canal de remo en Perales y que Madrid anuncia que va a dividir las competiciones para dar respuesta a las dos propuestas presentadas: Aranjuez piragüismo y Getafe remo. ¡Qué extraño!

Ya fue raro entonces y más ahora que aparece una carta del presidente de la Federación Internacional de Remo y Piragüismo en la que aconseja unir las pruebas en un solo recinto y escoge, según dicen, el más próximo a la villa olímpica. Hemos pasado en unos meses de no aparecer por ningún lado a ser los dueños de un sueño olímpico en propiedad, sin compartir con nadie.

A los de Aranjuez se les ha quedado una cara de haba que no te menees. Y no es para menos. Con lo decididos y orgullosos que estaban ellos con su canal de remo, su proyección internacional y el compromiso de recuperación del Tajo en su recorrido por su término municipal. Y ven cómo un afluente de un afluente de “su” río, el Manzanares, se lleva el gato al agua (y nunca mejor dicho).

Perales vuelve a estar en el ojo de la tormenta. Hace poco la denuncia ecologista sobre la construcción de un campo de golf y los intereses especulativos a su alrededor y ahora un nuevo movimiento de tierras con sus respectivas recalificaciones y expropiaciones (que seguramente las habrá) para construir la sede olímpica de remo y piragüismo para Madrid 2016. Ahí es nada.

Con lo bonito que es compartir y lo poco dados que son nuestros dirigentes a hacerlo. De confirmarse en extremo esta noticia que hoy ha saltado a la luz (siempre hay que estar atentos a los matices y al “donde dije digo, digo diego”) un ayuntamiento socialista le birlaría a otro un proyecto que podría ser compatible en sus dos versiones proyectadas. Aunque en estos casos siempre hay alguien que decide y que calcula muy bien los intereses, por mucho que a algunos les duela.

Aranjuez pierde y Getafe gana. Y es que hay deportes en los que el empate siempre conduce a una prórroga.

jueves, septiembre 18, 2008

Puente sobre aguas turbulentas

Rara vez un divorcio acaba bien. Antes, al contrario cualquier ruptura suele dejar heridas profundas difíciles de sanar. Eso es lo que ha ocurrido en Getafe con el binomio Castro-Vázquez. Explicaré que no son los dos apellidos del alcalde, sino el paterno del primer edil y la mitad del materno del ex concejal de Urbanismo. Y es que en nuestra localidad el apellido Vázquez se ha introducido por los laberintos de nuestra clase política con pasmosa facilidad para dispersión del escasamente curioso vecino.

Pero a lo que iba: las diferencias entre los que en el último año han sido pesos pesados del socialismo getafense han llegado a un punto tal que cualquier cosa es posible. Sin duda, el detonante de la catarsis personal fue la asamblea que la Agrupación Socialista local celebró en el mes de julio y en la que Santos Vázquez logró disputarle la hegemonía a Pedro Castro al sumar un 43 por ciento de los apoyos. Esa “afrenta” terminó por cerrar cualquier camino de entendimiento entre dos políticos que han quedado marcados por el caso PSG.

La renuncia del ex de Urbanismo a su cargo tras aparecer unas grabaciones en las que supuestamente pactaba soluciones “paralelas” a las cooperativas de PSG no significó necesariamente el fin de las hostilidades. Al menos hasta la celebración de la asamblea del PSOE. Con anterioridad a esa cita de los afiliados getafenses Castro y Vázquez encontraron una solución políticamente correcta: el segundo dejaba el puesto de concejal y el primero le abría las puertas para trabajar en la nueva Agencia Anti Dopaje dependiente del Consejo Superior de Deportes. A fin de cuentas Santos Vázquez ha estado toda su vida vinculado al mundo del deporte, como funcionario y como político, hasta que la planta tercera del Ayuntamiento llenó sus oídos con cantos de sirena y cambió las pelotas por los ladrillos.

Así quedó la cosa. Pendiente de “modelar” la plaza en el CSD para el ex edil y de cerrar los flecos que quedaban para finiquitar la salida de Vázquez del Consistorio getafeño. Pero he aquí que un día de julio, un viernes cualquiera, todo cambió. El hecho de verse arrinconado y con una buena parte de su propio partido en contra hizo saltar las alarmas en el alcalde de todos los alcaldes y optó por desandar lo andado.

Me explico: la presencia de Santos Vázquez en el Ayuntamiento de Getafe suma un total de 25 años. Primero como funcionario municipal en el área de Deportes (el antiguo Patronato), también en Juventud,luego como director y más tarde como concejal. Es decir, antes de su trayectoria política el ex edil disponía de una plaza de funcionario que, sobre el papel, podría recuperar tras el abandono de la “cosa pública”. Eso, u optar por una indemnización por “despido” que con 25 años de antigüedad le podría suponer a las arcas municipales entre 200 y 300 mil euros (casi 50 millones de las antiguas pesetas).

Los “enemigos íntimos” pactaron crear una plaza para el ex concejal, disponible en el caso de que dejase de ser subdirector ejecutivo de la Agencia Anti Dopaje (cargo político vinculado al PSOE y con escaso futuro en una hipotética vuelta de los populares al poder) y así poner un puente por el que atravesar las turbulentas aguas* de su relación.

Como decía, tras la asamblea el acuerdo ha quedado en nada. Pedro Castro se ha cerrado en banda y ha “congelado” el puesto de Santos, pese a que la secretaria ya había autorizado su creación y los sindicatos diesen el visto bueno a la “operación”. No quiere que tenga plaza en Getafe. Cueste lo que cueste.

Y de momento ha costado una denuncia del ex concejal ante los juzgados para reclamarle al Ayuntamiento “su plaza” (asegura el ex edil en su círculo de amistades que la razón le asiste y los tribunales fallarán a su favor si es que se llega a dilucidar allí su futuro) o en su defecto la millonaria indemnización por despido. Son muchos años de trabajo como para tirarlos por la borda.

El caso es que este controvertido asunto es la comidilla en los pasillos del Ayuntamiento y en el entorno de las cafeterías próximas a la Casa Consistorial. Que si Santos esto, que si Castro aquello. Un divorcio muy sonado, al estilo de los que protagonizan los magnates americanos y las estrellas del celuloide. Lástima del declive de las revista de papel couché. Sería una auténtica exclusiva. Un pelotazo en toda regla. Sí señor.

*Bridge over troubled water es la canción que da título al quinto y último disco de Simon y Garfunkel. Este dúo consiguió vender millones de discos a finales de los sesenta (de hecho Puente Sobre Aguas Turbulentas se editó en 1970 y vendió ocho millones de copias). La canción habla sobre la amistad y la ayuda siempre necesaria en momentos de dificultades.
Está claro que los hechos a los que me refiero en este post suponen la excepción que suele confirmar toda regla.

viernes, septiembre 05, 2008

Castro ha puesto en orden el “corralito”

Cuando Aristóteles calificó al hombre (debió ya entonces añadir a la MUJER, con mayúsculas) como un “animal político” seguramente pensó en estrategas de lo social, en oradores del mundo clásico, germen de la “cosa pública”. Seguro que si el filósofo griego hubiese podido aventurar el futuro, el hoy para nosotros, incluiría al alcalde Getafe en su lista como otro “zoo politikon”.

Castro sabe caer siempre (o casi siempre) de pie, políticamente hablando. Le han bastado un par de meses, aprovechando el relajo veraniego de compañeros y adversarios políticos, para dar la vuelta a una tortilla que amenazaba con dejarle en mal lugar dentro del PSOE getafense. Mientras los demás andaban en chancletas mirando el horizonte en lugares dispersos de la geografía española, Pedro Castro se ha ocupado de poner en orden su “corralito” político y volver a tener el máximo control de la Agrupación Socialista.

Sus detractores, amparados por el ex concejal de Urbanismo Santos Vázquez han perdido la batalla, como antes ocurrió con otros ex que intentaron plantar cara. Antes del verano decían disponer de más de un 40 por ciento de los apoyos, cifra importante de avales para buscar alternativas de poder dentro del PSOE local. Ahora, dentro de la asamblea los críticos apenas suman un 10 por ciento de compromisos. Y Pedro Castro arrasa entre los afiliados.

Por si fuera poco, el presidente de la FEMP (alcalde de alcaldes) va a formar parte de la Ejecutiva del PSM por deseo expreso de Tomás Gómez, que será reelegido este fin de semana secretario general de los socialistas madrileños. Su presencia en el órgano de mando del PSM se interpreta como un aviso para sus compañeros alcaldes socialistas, que han andado con cierto aire díscolo en el último año. Quiere Ferraz que Madrid coja fuerza en torno al grupo que coordina el alcalde Parla y no han dudado en jugar las cartas necesarias para lograrlo. Ante esta situación poco son los que se atreven a alzar la voz después de liquidar los restos del “simanquismo” que aún quedaban en algunos ayuntamientos (léase Leganés) y en la Asamblea regional. Castro ha ayudado a que el “nuevo” socialismo disponga de tiempo y apoyos para plantar cara a una desgastada (en clave interna) Esperanza Aguirre.

Pero volvamos al principio. El diccionario griego-español, español-griego define al “zoo politikon” como una persona que hace de la política el eje central de su vida. Y en el caso que aquí nos ocupa no anda descaminado el glosario.

Ahora, con un nuevo fuego sofocado en cubierta, el barco vuelve a poner rumbo norte. Limpiadas las sentinas y apaciguado el exarcerbado ánimo de la tripulación es momento de seguir planificando la ciudad del futuro. Eso sí, el tiempo, enemigo implacable hasta de los políticos, se está encargando de minar los impulsos de antaño. Esa es la principal amenaza para Castro, el paso del tiempo.

lunes, julio 07, 2008

El PP de Getafe salta por los aires III

Después de una negociación a tres bandas y la necesaria intervención de Madrid, los populares de Getafe escenificarán mañana ante los medios de comunicación el fin de las hostilidades y el compromiso adquirido por los sectores enfrentados de haber conseguido la paz y la cohesión necesarias en el partido.

La presidenta regional, habida cuenta del cariz que estaban tomando los acontecimientos ha optado por asumir el mando de las operaciones y poner a trabajar a su aparato para solucionar la crisis getafense. Y lo ha conseguido.

Los seis concejales díscolos van a restituir a Carlos González Pereira como portavoz en el Ayuntamiento, revocando el escrito en el que seis de los once ediles optaron por modificar la estructura municipal del PP. A cambio, todo vuelve al escenario de antes del miércoles pasado, con José Luis Vicente como portavoz adjunto y responsable de Urbanismo en las filas populares.

También Palencia y los suyos se hacen hueco en la gestora que, por indicación de Génova, regirá los destinos del PP de Getafe hasta las elecciones locales del próximo otoño. Eso sí, este sector sigue con mayoría dentro del grupo de concejales en el Consistorio. Y han hecho ver a Madrid que en Getafe una cosa es el partido y otra distinta el grupo de concejales.

En un claro efecto acción-reacción, todos han movido pieza para intentar defender sus intereses y evitar que rodasen cabezas, algo que temían ambos bandos, sabedores de lo dura que se pone la presidenta de los populares cuando de solventar conflictos internos se trata. Por el momento se han salvado de convertir Getafe en “Sleepy Hollow”. Y aseguran que han cerrado momentáneamente las heridas. Veremos si no es en falso.

sábado, julio 05, 2008

El PP de Getafe salta por los aires II

Segunda entrega del post sobre la crisis de los populares. Tal y como adelantábamos en el primer comentario, la presidenta del PP de Madrid ha escuchado las voces de Carlos González Pereira pidiendo ayuda y ha acabado de golpe y porrazo con la junta directiva local, la que presidía José Luis Moreno, su director general de infraestructuras de la Consejería de Educación (además, desde la Comunidad se anuncian reducciones drásticas de altos cargos en la administración regional). Ya no hay junta directiva. Ahora hay una gestora que preside el propio Carlos González y que nombrará en los próximos días a varios cargos afines para dirigir el partido hasta que en noviembre haya elecciones.

Han cambiado cromos. Los que controlaban el partido (es decir, Moreno y José Luis Vicente Palencia) ahora son los que tienen en su mano las decisiones del grupo de concejales en el ayuntamiento. Palencia, portavoz y Fraile (María Jesús) portavoz adjunta (ya se estrenó en el cargo el viernes en una rueda de prensa en la que Gobierno local y oposición adelantaban las líneas maestras del nuevo Plan General de Ordenación Urbana) serán las caras que vean los vecinos de Getafe cada vez que el PP hable en el consistorio. Por el contrario, el sector de Pereira, que era (todavía lo es, hasta que el Pleno no ratifique la petición de los seis concejales díscolos) portavoz y la figura representativa de los populares, se encargará de regir el partido hasta la fecha de las elecciones.

Será entonces, a finales de otoño, cuando el pulso que las dos facciones mantienen desde que Moreno perdiese las elecciones municipales de 2007 se traslade a los afiliados del PP de Getafe. Lo malo de este tipo de enconamientos es que, pese a que las urnas dispongan una u otra cosa, el conflicto va a seguir ahí, latente y amenazante en el tiempo.

Puede que, por el momento, la crisis popular se quede como está ahora mismo, en una calma chicha, mientras Pereira y Palencia, Palencia y Pereira, intentan llenar el granero de votos de cara a esas elecciones locales. Dos formas de entender el PP, dos estilos y dos idearios diferentes para unas mismas siglas.

Lo curioso de este farragoso asunto, que ha llegado demasiado pronto, pero que era algo previsible, habida cuenta de las diferencias irreconciliables entre los dos políticos, es que deja en un segundo plano el conflicto que el PSOE de Pedro Castro ha venido arrastrando en la ciudad desde la salida del concejal de Urbanismo del Gobierno. Claro que, aunque desde el PP se ha vinculado ese hecho con el caso PSG, puede que este mismo caso deje flecos sueltos en la crisis de los populares.

jueves, julio 03, 2008

El PP local salta por los aires

Aunque era ya sabida la situación de división interna del PP getafense, ha sido en las últimas horas cuando el conflicto ha saltado por los aires. Ha explotado. La escenificación de las diferencias irreconciliables entre el portavoz y secretario general, Carlos González, por un lado, y el presidente José Luis Moreno y el portavoz adjunto, José Luis Vicente, por otro, ha quedado plasmado en la demostración de fuerza de este último sector.

Los seis concejales (Palencia incluido) que controlan el Grupo municipal popular han decidido solicitar la destitución de Carlos González como portavoz. Y lo han hecho con un escrito por registro en el que dan cuenta de la nueva composición de sus representantes en el Ayuntamiento. Palencia, María Jesús Fraile y Blanca Rosa Alcántara, figuran como los portavoces elegidos por el sector mayoritario.

¿Los motivos de esta repentina decisión? Claros y concisos: los dos sectores del PP getafense son, a día de hoy, enemigos íntimos. Quieren tener el poder y no compartirlo. Así de sencillo y de rotundo. Y es que, en política, no existen las medias tintas. O ganas, o pierdes. El empate, como en baloncesto, te lleva a una prórroga, y a otra, y a otra, así hasta ver un vencedor.

El portavoz municipal, a raíz de la decisión del PP madrileño de retrasar la celebración del congreso regional hasta finales de septiembre tiene previsto pedir a Esperanza Aguirre que designe una Gestora para controlar el partido a nivel local, dadas las dificultades que tiene Carlos González a la hora de consensuar decisiones.

Este intento ha sido interpretado por el sector de Palencia como una ruptura de las hostilidades, habida cuenta que entienden no respetado el pacto de “no agresión” al que se sumaron los dos bandos hasta la celebración de elecciones.

Así las cosas y con una brecha más en el camino de los populares, queda por saber qué decisión tomará en breve el PP de Madrid y más concretamente su presidenta Esperanza Aguirre. ¿Solicitará al secretario general Francisco Granados que actúe en el conflicto? ¿Pasará de puntillas para dejarlo todo pendiente a vuelta de vacaciones? Habemus tema.

lunes, junio 23, 2008

¿Qué pasa en Leganés?

Las últimas semanas (por no hablar de los últimos meses) Leganés ha sido noticia día sí y día también. Por desgracia, el hecho de que un municipio sea noticia tiene que ver con sucesos desgraciados, conflictos en las administraciones y problemas derivados de la gestión local. Por sistema.

Leganés ha aparecido en medios de comunicación locales, regionales y nacionales a cuenta de numerosos incidentes, incontrolados unos, pero motivados por unos políticos incompetentes otros. El caso de la terraza de verano en el campo del Leganés es el más evidente de los desastres en la gestión. Ni saltándose a la torera las ordenanzas municipales con oscuras y truculentas triquiñuelas han podido las mentes pensantes del Ayuntamiento salirse con la suya. Han intentado buscar vericuetos a la Ley, pero les ha salido el tiro por la culata.

Un garito y 600.000 euros de subvención. Esa es, además de gastos diversos al tratarse el campo de Butarque de una instalación municipal, la aportación que el Ayuntamiento ha realizado al Club Deportivo Leganés en 2008. Casi nada. Un garito para las noches de verano en un recinto que debe servir para la actividad deportiva y que quieren convertir en discoteca para lucrar a los mismos de siempre. Lamentable.

Ya lo pueden vestir como lo vistan. El asunto es demencial, amén de que la excusa del alcalde Gómez Montoya para justificar los permisos raya lo profano. Y claro, como no saben qué están haciendo, se equivocan. Ahora ha sido la Comunidad de Madrid la que asegura que para los espectáculos previstos y programados hace falta licencia especial y no la hay. Y el propietario de la adjudicación enfadado, lógicamente, porque ha invertido una importante cantidad de dinero y está tardando más de la cuenta en empezar a recuperar esa inversión. Que se lo reclame a los que le han dado el visto bueno sin pararse a pensar en las consecuencias. Aunque, a buen seguro, mirarán para otro lado y culparán a los demás. Como siempre.

Leganés, además, es noticia por sucesos relacionados con la violencia asociada al ocio del fin de semana. Un problema de seguridad ciudadana al que hay que aportar soluciones urgentes y contundentes. Mientras los políticos dirimen sus disputas en clave interna, la sociedad camina por otros derroteros. Primero, las quejas vecinales por la inseguridad, el trapicheo y los pequeños delitos. Luego las peleas en zonas de copas, los apuñalamientos y la desgracia. Una concatenación de hechos que ponen de manifiesto la existencia de un problema que demanda actuaciones.

Ahí es donde deben mostrar eficacia nuestros gobernantes, no en solventar licencias para que amigos, conocidos o quienquiera que sea haga negocio en dependencias municipales. Que pongan su empeño en dar respuesta a los ciudadanos. A nosotros no tienen que convencernos de nada. Escépticos por naturaleza.

martes, junio 17, 2008

De dinosaurios y otras cuestiones

Dos dinosaurios políticos. Dos máximos responsables del PSOE getafense han sido protagonistas de un incidente de especial trascendencia en un acto que se ha convertido en tradicional durante los últimos años. Dos políticos que fueron vitales en el pasado del Ayuntamiento de Getafe y que vuelven a cruzar sus caminos en el presente, ahora que se juega el futuro de la Agrupación socialista local. Quién sabe si no dejaron de estar nunca entrelazados sus caminos. Pero eso, al menos creo, es harina de otro costal.

A lo que iba, dos pesos pesados de los "sociatas" del municipio dejaron en evidencia sus veleidades y pusieron en juego su vehemente manera de entender la dialéctica. Todo ello, no podía ser de otra manera, con el Getafe Club de Fútbol como telón de fondo.

Y lo cuento: no puedo esperar más. Sucedió en la cena de despedida del primer equipo de la ciudad en el lujoso y espectacular marco del Hotel Palace de Madrid. Allí se lleva Angel Torres, presidente azulón, desde hace varias temporadas a los directivos, responsables del club, principales colaboradores, socios de honor, aportadores de fondos, proveeedores, políticos, personajes de alto standing y demás pijerío. El dispendio es motivo de comentario aparte, sobre todo teniendo en cuenta que un buen porcentaje del presupuesto de la entidad corre a cuenta de los vecinos de Getafe.

Pero decía que todo sucedió en esa cena, o mejor dicho, antes de celebrarse la cena. Los protagonistas, el ex alcalde Jesús Prieto, y el ex concejal de Urbanismo Jesús Neira. Entre ambos no existe el feeling de antaño, no tiran de la misma cuerda, pero ostentan aún el suficiente poder entre los socialistas getafenses como para ser necesarios, casi indispensables, en el reparto de fuerzas.

Los dos, Prieto y Neira, dieron muestra de sus diferencias. El ex alcalde, según cuentan testigos presenciales, no pudo reprimirse y, dirigiéndose al ex de Urbanismo le espetó en tono elevado que "dejase de dar golpes de estado contra Pedro Castro" (sic), a lo que el propietario de Astron y ex accionista del Getafe le contestó con un famélico y sonoro: "gilipollas" (con perdón).

Viene este incidente, curioso, pero significativo, a exponer el clima de tensión y divergencia que viven los socialistas de nuestra localidad. Es especialmente relevante el papel protagonista que ha cobrado Jesús Prieto en los últimos meses y su enfervorecida defensa de Pedro Castro, con quien ha mantenido hasta hace bien poco enfrentamientos constantes e importantes.

Prieto ha vuelto, como el ave fénix resurge de sus cenizas, para jugar sus bazas, para poner sobre el tapete sus cartas y ver qué puede suceder a cuenta de la pelea enre los dos sectores mayoritarios del PSOE local. Castro y los suyos, por un lado, Santos Vázquez y los ex concejales, por otro, tienen dividida a la Agrupación socialista. Ese es el asunto, por mal que les siente a algunos y algunas con mucho poder en el Ayuntamiento que lo contemos, tal y como nos llega desde los dos "frentes" políticos. Pretender ignorar los problemas no hace que éstos desaparezcan.

Bueno, a lo mío, que Jesús Prieto asoma sus "tentáculos" y no lo hace en balde. Postula al nuevo concejal de Urbanismo, José Manuel Vázquez, como su protegido, aparece en todos los actos sociales del municipio, arenga a las nuevas concejalas a la vista de todo el mundo y le tiende la mano al alcalde para mostrarle apoyo y ayuda ahora que Castro anda de aquí para allá representando a los alcaldes españoles desde su cargo en la FEMP, y no hay nadie con experiencia suficiente como para cubrir con garantías sus constantes ausencias.

Varias voces socialistas han señalado el mes de septiembre como clave para el futuro del PSOE local. Por entonces habrá pelea para elegir los delegados al Congreso del PSM y medirán sus fuerzas los dos sectores enfrentados, aunque hasta ahora Pedro Castro parte con una ligera ventaja. Y cada vez son más los que aparecen en el terreno de juego. ¿Estarán todos dispuestos a lanzar penalties si llega el caso?

miércoles, junio 11, 2008

Fumata negra en el Consorcio


El Consejo de Administración del Consorcio Los Molinos Buenavista cumplió con lo prometido y celebró reunión quince días después de aplazar un encuentro debido a “problemas técnicos”. Y lo hizo sin acuerdo respecto al pacto Comunidad-PSG o, mejor dicho, sin solución al problema planteado con los cooperativistas que han pertenecido a dicha gestora.

El Ejecutivo regional, en boca de su consejera decidió retirar del orden del día el punto relativo a la cesión de viviendas al IVIMA, correspondientes a la Comunidad, y que servirían para cubrir la demanda de los cooperativistas de Capital y Cuna. Era el séptimo asunto a tratar, tras el cambio de responsable urbanístico municipal, la adjudicación de las dos parcelas que PSG optó por no pagar en su día y el concurso para las viviendas de alquiler con opción a compra, entre otros temas. Pero el séptimo, cual profecía de mal augurio, quedó aparcado. Y lo hizo sine die.

Parece que la Comunidad de Madrid ha desechado hacer valer su mayoría en el Consorcio para cumplir con lo “pactado” con PSG. Donde dije digo, digo Diego. Y ahora busca otras soluciones alternativas, aunque todo apunta a que las viviendas en cuestión saldrán a concurso para evitar “males mayores”.

Según del lado que opine, el Consejo culminó con fumata blanca o negra. Está claro que, por el momento, el Ayuntamiento de Getafe sale ganador del enfrentamiento, duro, durísimo, que ha mantenido hasta la fecha con el gestor de PSG y sus ex cooperativas. Para ellos, el humo blanco refleja la satisfacción por la “victoria” en defensa de su política urbanística. No obstante, desde la atalaya de observador queda claro que una batalla no decide una guerra.

La fumata negra, contraria a los intereses de los ex cooperativistas de PSG ha abierto una nueva brecha en su desesperada lucha por conseguir una vivienda y habrá que esperar su reacción, aunque, por lo pronto, la Comunidad se ha comprometido a mantener un encuentro con ellos para evaluar la nueva situación. El urbanismo vuelve a ser noticia.

martes, junio 10, 2008

¿Quién será el próximo?


En apenas dos semanas, dos jóvenes han perdido la vida en sendas reyertas ocurridas en la zona sur madrileña. Primero Leganés, luego Fuenlabrada. Qué más da dónde, cómo y cuándo. Lo importante es el qué y, sobre todo, el por qué. Dos muertes encontradas, precisamente, en momentos de ocio y diversión, de esparcimiento y de evasión. ¿Es eso lo que buscan nuestros jóvenes? ¿Problemas?

Debemos pararnos a pensar qué tipo de sociedad estamos creando, hacia dónde dirijimos a las generaciones que nos pisan los talones y cómo va a ser su futuro inmediato.

Lo que ha pasado en Leganés, en Fuenlabrada, y lo que pasa o puede pasar en Getafe, Móstoles, Parla, Madrid... no es sino un reflejo de lo que vivimos y contemplamos día a día. La violencia como arma arrojadiza. Resulta increíble pensar que la juventud, el futuro, sale de casa el viernes pensando cuándo va a empezar la pelea en la que demostrar su "fuerza", su "poder" y la sumisión de los demás. Y poniendo el acento en asuntos suaves, cómo va ser la "cogorza" del finde, a base de refrescos gasesosos y botellas de alcohol mezcladas junto al banco del parque o el muro de la iglesia.

Es el ocio que buscan, el que más fácilemente encuentran y el que nos empeñamos en ofrecerles cada día desde todos los ámbitos de la sociedad. Decir que los sucesos de estos últimos fines de semana son habituales sería una auténtica barbaridad y temeridad, pero sí es cierto que las discusiones, peleas y reyertas están mucho más cerca de las denominadas zonas de copas de nuestros municipios de lo que nos puede parecer.

Ahí es donde tenemos la obligación de actuar, especialmente desde las instituciones competentes, con las armas de que dispongan. Todo con tal de evitar que se vuelva a dar otra trágica noche, para que no pensemos, a medida que se acerca el fin de semana, ¿quién será el próximo?

lunes, junio 09, 2008

El pez más viejo del río


Un brillante e imponente poema a modo de reflexión. Porque algunos no saben mirar más allá de sus narices:



El pez más viejo del río

de tanta sabiduría

como amontonó, vivía

brillantemente sombrío

y el agua le sonreía.


Tan sombrío llega a estar

que el agua no le divierte;

y después de meditar

tomó el camino del mar.

Es decir. el de la muerte.


Reíste tú junto al río

niña solar. Ese día

el pez más viejo del río

se quitó el aire sombrío.

Y el agua te sonreía.

jueves, junio 05, 2008

Nuevos caminos, nuevas metas

Después de un tiempo de reflexión he optado por "internacionalizar" y "socializar" este cuaderno de bitácora. Comprobando cómo los apuntes están habitualmente "politizados" creo que se hace necesario dar una vuelta de tuerca a esta página para abrir nuevas perspectivas informativas y de opinión.

Este blog, que en sus inicios pretendía ser un proyecto coral para buscar la colaboración de otros "colegas" ha tenido un destino claro y concreto, pero demasiado encorsetado. Por ello, y habida cuenta del enorme volumen informativo que se registra en el entorno en el que habitualmente desarrollamos acciones profesionales, es oportuno ampliar horizontes y dar cabida a post relacionados con otras localidades y con temas variopintos.

Por ello, y para los que quieran seguir participando de él, el blog busca nuevos caminos, nuevas metas y abordará asuntos dentro de un espectro más amplio. Y también habrá espacio para las sorpresas. Eso sí, sigue abierto a todo aquel que quiera participar. Sin tapujos.

miércoles, junio 04, 2008

Apagado o fuera de cobertura


La última reunión del consejo de administración del Consorcio Urbanístico Los Molinos-Buenavista se cerró antes de celebrarse. Según la versión oficial, problemas técnicos de última hora impidieron a los representantes políticos de las dos Administraciones implicadas (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Getafe) dar cuenta de los puntos del orden del día. Vamos, que el Consorcio estuvo, ese día, apagado o fuera de cobertura.

La versión oficial, la de los problemas técnicos, resulta difícil de creer, cuando no imposible. Por ello es necesario poner de manifiesto lo sucedido en la sede de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio antes de dar por suspendida la reunión de marras.

Hasta allí, hasta la Consejería se desplazaron representantes de las tres fuerzas políticas con representación municipal. A saber: por el PSOE, el alcalde, Pedro Castro y el nuevo concejal de Urbanismo, José Manuel Vázquez, por el PP José Luis Vicente Palencia y por IU Ignacio Sánchez Coy, concejal de Vivienda.

Entre ellos y los representantes de la Comunidad de Madrid en el Consorcio intentaban dar por bueno el orden del día que contenía la adjudicación de las viviendas pendientes en los desarrollos urbanísticos y la cesión al IVIMA de las parcelas que, presumiblemente, formarían parte del acuerdo que el Ejecutivo regional ha alcanzado con PSG para dar vivienda a sus cooperativistas. Y ahí estuvo el lío. ¡Menudo lío!

Los primeros en reunirse, a solas, fueron Pedro Castro y la consejera, Beatriz Elorriaga, aunque de su encuentro pocas cosas positivas trascendieron, toda vez que decidieron abrir el círculo de intervinientes y sentar en la mesa a Sánchez Coy y al director general de Suelo.

En un acto de descortesía por ambas partes, quedaron fuera de las negociaciones el concejal de Urbanismo y el representante del PP en el Ayuntamiento. Vázquez y Palencia aguardaron estoicamente durante más de dos horas que la fumata blanca desbloquease el conflicto. Su espera fue en vano. Más aún, José Luis Vicente Palencia se marchó harto de la tardanza y convencido de no votar algo de lo que él no había sido partícipe, según me cuentan. Y la razón le asiste.

Total, que después de una larga y tensa reunión, sin que las partes se pusiesen de acuerdo, se suspendió el consejo del Consorcio hasta solventar los “problemas técnicos”. Es decir, que la adjudicación de las dos parcelas impagadas por PSG sigue esperando, pese a que la propuesta de los técnicos regionales otorgaba un empate a puntos de seis empresas en cada una de las parcelas y, en teoría, quedaba a expensas de la decisión política dicha adjudicación. Como también quedó sobre la mesa la patata caliente de la cesión de suelo al IVIMA para poder cumplir el compromiso con PSG. El rechazo de IU es total a este asunto y el PSOE se ha sumado a la causa.

Así las cosas y tal y como se ha puesto el asunto, dos pueden ser las soluciones posibles: 1.- Que la Comunidad aplique el 60% de titularidad que posee en el Consorcio, apruebe la cesión por mayoría y sin consenso y se salga con la suya, ateniéndose, eso sí, a las consecuencias, sociales, políticas y quién sabe si jurídicas, del caso. 2.- Dar marcha atrás y reconocer que no hay manera de dar con la salida pactada con las ex cooperativas de PSG y que, a título individual, cada cual busque la solución más decorosa a su problema (incluida la reclamación del dinero aportado a la gestora y que ahora no consiguen recuperar).

El tema es que ninguna de las dos satisface a los “firmantes” del acuerdo. Me huele que los problemas técnicos van a servir de excusa durante bastante tiempo.

sábado, mayo 31, 2008

Pucherazo y noche blanca en la crisis socialista


La convulsa situación por la que atraviesa el PSOE getafense después de la salida de su vicesecretario general del cargo de concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento ha vivido en los últimos días uno de sus capítulos más significativos. Todo ello a cuenta de la Asamblea que se encargó de refrendar la lista de delegados locales para la próxima reunión del PSM en Alcorcón, donde se elegirán los representantes madrileños al Congreso Federal del PSOE. El denominado “congresillo” es la antesala de la reunión por excelencia de los socialistas madrileños, que tendrá lugar en septiembre. Será entonces cuando se plantee la batalla por el poder en el Congreso regional.

Que las asambleas ya han dejado de ser un camino de rosas para Pedro Castro, secretario general del PSOE de Getafe es algo más que evidente. Pero que el alcalde y su séquito anden tan justos a la hora de sacar sus propuestas es algo que ahonda más en la división interna del partido. Y eso, como ya he dicho, que la Asamblea abordaba un asunto “menor” y que debatía la lista presentada por el Comité local. Pero hasta ahí saltan las alarmas.

Habida cuenta de la propuesta del comité, donde Castro tiene mayoría, y la inclusión en la lista de delegados del sector joven del partido, el femenino y los representantes vecinales, el vicesecretario general, Santos Vázquez, pidió el voto en blanco a la lista para no hacer más leña en la enquistada situación que enfrenta a los dos líderes locales. Votar en contra de la lista suponía sacar a la luz lo que la inmensa mayoría de los socialistas getafenses quiere que se siga abordando en clave interna. En especial Pedro Castro, que se jugará en septiembre buena parte de su futuro, y el de los suyos, principalmente.

Y en las votaciones saltó la noticia. Primero por la supuesta manipulación que el secretario de organización, Victoriano Gómez, realizó al introducir más de una docena de papeletas con el sí a la lista de su “jefe” de filas. El presunto pucherazo, denunciado por el sector opuesto a Pedro Castro, fue justificado (según cuentan desde el PSOE) por la delegación de votos que le realizaron varios ausentes al cónclave. Pero, aseguran, la respuesta no resultó demasiado convincente.

Aún así, la opción de voto en blanco sumó el 43% de los votos, casi la mitad de los afiliados, que no respaldan (al menos en esta ocasión) los postulados de Castro. Si en este tipo de cuestiones el porcentaje de descontentos es tan elevado, qué ocurrirá de cara a septiembre cunado se jueguen “el todo por el todo”. Los críticos aseguran sentirse reforzados para no dejar el camino fácil a los “castristas”, lo que augura que la división y el enfrentamiento seguirán creciendo de aquí a entonces.

La “noche blanca” de los socialistas getafenses debe hacer reflexionar a un partido sacudido por el escándalo PSG, que no ha sabido gestionar, ni política ni institucionalmente y que amenaza con convertirse en un quebradero de cabeza para el líder y alcalde. Desde su propio partido le culpan de no haber solucionado el conflicto, antes al contrario, y piensan que sus decisiones han sido determinantes para que los cooperativistas (con David Moreno al frente) se hayan echado en brazos del Partido Popular tras la promesa de Esperanza Aguirre de darles piso a todos.

Ahora, sabiendo que, al menos, tiene un 43% de problemas dentro de la Agrupación socialista, Pedro Castro se ve obligado a mover pieza para mantener el control en el futuro inmediato. El rocambolesco movimiento que ha generado dentro del Grupo municipal y el Gobierno local para cubrir la salida de Santos Vázquez y guardarse en el bolsillo la carta del control del Urbanismo, no hace sino sembrar más dudas.

La cita tras las vacaciones estivales será el punto de inflexión. Hasta entonces habrá que estar atentos a la “cocina” de la calle Cuenca.

miércoles, mayo 14, 2008

Llegó la hora


Tal y como estaba pactado, una vez ha encontrado acomodo en las redes de la Administración central, el hasta ahora concejal de urbanismo, Francisco Santos Vázquez Rabaz, va a dejar su puesto para emprender nuevas metas políticas. Vamos, que busca un retiro digno para salvar la situación de enconamiento que lleva protagonizando un par de años con el alcalde y secretario general del PSOE local, Pedro Castro.

La chispa que ha terminado por encender la mecha ha sido la gestión del conflicto PSG, llevada de distinta forma por los dos protagonistas (al menos, eso es lo que ha trascendido a la luz pública) y culminada en la difusión de unas grabaciones en las que el concejal saliente quedaba supuestamente en entredicho ante el administrador único de PSG David Moreno.

Está claro que la batalla entre el aspirante y el “eterno” campeón quedaba deslucida con el escarnio público al que ha sido sometido el responsable de Urbanismo durante los últimos meses. Su lapidación mediática ha llevado aparejada la desmembración del “núcleo duro” que se había creado en torno a él dentro de las huestes socialistas. Un grupo que mantenía su cuota de poder y que en sus reuniones de “maitines” semanales planificaban la estrategia de comunicación de los socialistas. No en vano, Vázquez ha sido durante las dos últimas legislaturas responsable de las relaciones externas del PSOE. Hasta que el enfrentamiento hizo que Castro anulase la capacidad de maniobra de este grupo y empezó a ejecutar un mayor control de lo que pasaba a su alrededor. En el Ayuntamiento y en la Agrupación.

Los últimos meses han sido un auténtico calvario para el edil. Pendiente de una llamada de Madrid que le anunciara puesto en la “corte” y apartado de todo lo que se “cocía” a nivel local, incluso en su Delegación. Pedro Castro tenía claro que, en esa situación de interinidad, las decisiones quedaban a expensas suyas, sin injerencias de ningún tipo (bueno, los escollos de IU, socio de Gobierno, que ha marcado en algunos asuntos y especialmente en el tema PSG, la hoja de ruta del Urbanismo local) y bajo su control.

Ya, con Santos fuera llega el momento de la reorganización del PSOE municipal y, por extensión del Gobierno local. El papel protagonista que Ignacio Sánchez Coy está jugando en lo que se refiere al asunto del ladrillo, hace que el puesto de concejal de Urbanismo no requiera persona férrea ni ducha en la materia. Castro y Coy han asumido esa tarea y parece que así va a ser hasta el final de la legislatura, toda vez que el concejal de Vivienda y portavoz de IU comulga con el alcalde en asuntos urbanísticos (a las pruebas me remito).

En breve los protagonistas de esta lucha pondrán sobre el tapete el escenario y darán a conocer la renuncia de Vázquez y el movimiento en el Gobierno. Su sustituto al frente de Urbanismo podría ser otro Vázquez, José Manuel, titular de Cultura y al que le agrada la idea de escalar posiciones. Lo que debe pensarse es si le merece la pena, sabiendo que, por tradición, ningún concejal de Urbanismo ha conseguido hacerse con el cetro de alcalde y todos, absolutamente todos, han quedado defenestrados por el “omnipotente” poder de Pedro Castro.

Eso, en una hipotética carrera por la sucesión, le deja en muy mal lugar y abre las puertas de par en par a que la saga de los Castro sigan controlando el PSOE local. Me consta que llevan tiempo moviendo pieza.

¿Qué tiene Getafe contra Festimad?


Getafe no comulga con Festimad, pese a ser uno de los municipios que impulsa desde sus inicios el proyecto. De lo contrario, este año no hubiese actuado como lo ha hecho, contraprogramando conciertos de envergadura de la misma forma que las cadenas televisivas alteran su programación para reventar estrenos y exclusivas de la competencia.

¿Estará molesto el concejal de Cultura porque una edición más Festimad no se celebra en Getafe? ¿Qué tiene Getafe contra Festimad?

Leganés acoge el encuentro musical de dos días de duración en el que actúan grupos de especial relevancia, como Linkin Pak. Desde que se decidió que la ciudad vecina fuese la “capital” de la música en la primavera del su madrileños, Getafe ha puesto infinidad de problemas.

Ni cortos ni perezosos, sus responsables culturales colocaron para el mismo fin de semana (30 y 31 de mayo) el denominado Getafe Electric Festival que tendrá al grupo Metallica como cabeza de cartel. Dos ofertas similares a cinco kilómetros de distancia suponen un auténtico disparate. De ahí que los organizadores de Festimad optasen por retrasar una semana su apuesta y evitar las inoportunas coincidencias.

Pero Getafe, orgullo y casta, prepara para el 7 de junio concierto de Extremoduro, que supone su regreso a los escenarios. El grupo de rock nacional actuará en el Juan de la Cierva a la vez que Linkin Park lo hará en Butarque, para desdicha de los amantes a la música que, o no tienen ofertas que llevarse a la boca en la zona sur de Madrid, o se las colocan a pares. Además, el concierto de Getafe es más barato que Festimad.

Es cuando menos curioso que Getafe ande ahora celebrando sus fiestas locales con la presencia de grupos de menor calado y apure el gasto echando el resto quince días después de su semana grande. Si eso no es intentar “joder la marrana”, que alguien me lo explique.

Bastantes problemas y enemigos tienen ya nuestros gobernantes como para andar abriendo más brechas a cuenta de la Cultura. A mí me da que éstos son como el perro del hortelano.

miércoles, mayo 07, 2008

El problema sigue siendo el dinero


La Comunidad de Madrid anuncia acuerdo con los cooperativistas de PSG y lo hace a espaldas de su socio en el Consorcio Molinos-Buenavista y previa filtración a la prensa. En el Ayuntamiento de Getafe andan bastante mosqueados con el tema, pues no entienden cómo habiendo ido de la mano hasta ahora, la Comunidad pacta a espaldas suyas. Eso sí, a grabadora cerrada no ven con malos ojos la salida proyectada, pues podría permitir que todos se saliesen con la suya. Bueno, todos, menos los cooperativistas.

El problema principal, el que duele en los bolsillos de los adjudicatarios a través de PSG es el dinero. Un problema que sigue sin solventarse, pues tiene difícil arreglo. A los cooperativistas les abren la puerta para poder tener piso, pero ¿en qué condiciones? Seguro que a los 110.000 euros firmados con PSG no. Porque nadie en ambos desarrollos urbanísticos cobra esas cantidades. Los precios de las viviendas están bastante por encima de lo que Moreno aseguró en contrato a sus socios cooperativistas. Que lo tengan claro. Sin ser ducho en la materia, unos 60.000 euros por encima. El suelo, formen parte de la promoción que sea, deberán pagarlo como cualquier hijo de vecino si quieren tener opción de comprar piso.

Si a este asunto le añadimos las dificultades que tienen para recuperar el dinero aportado en su día a las cooperativas (del que una buena parte ya ha cobrado PSG en derechos de gestión) las cuentas están complicadas para estas personas, necesitadas de vivienda y, en algunos casos, sufriendo auténticos dramas personales y familiares. Y el dinero que no llega, ni tiene visos de hacerlo.

Por eso, mientras algunos andan anunciando su intención de pillarse vacaciones anticipadas, hay 1.400 familias en la ciudad que a la alegría de poder verse con esa casa que tanto ansían han de sumarle los quebraderos de cabeza de hacer frente al pago de una vivienda, sin ni siquiera haber recibido lo aportado hasta ahora en las ex cooperativas de PSG.

A este problema es al que no le han dado solución porque, sencillamente, los responsables regionales no la tienen. Es un acuerdo entre particulares y como tal entre particulares han de solventarlo. ¿Cómo? Pues que quien corresponda lo explique ante los socios y les convenza de que parte de su dinero se ha ido en la gestión y posiblemente quién sabe en qué cosas más.

Por eso, y al margen de las batallas políticas derivadas del caso y el apoyo que David Moreno ha encontrado en el PP madrileño (y getafense), sigue sin estar claro qué va a pasar con el dinero que ha puesto la gente a la que le importa poco la lista de demandantes ni las extravagancias de cara a la galería. Porque esa gente quiere su dinero, ¿o no?

jueves, abril 24, 2008

Nervios, nervios, nervios…


Llegó la hora de tomar decisiones dentro del PSOE getafense. Lo que quedó aparcado antes de la celebración de las elecciones generales vuelve a estar ahora encima de la mesa. ¿Y qué es lo que quedó? Ni más ni menos que las responsabilidades derivadas del denominado caso PSG, en el que la aparición de unas grabaciones que desvelaban conversaciones entre el administrador único de la empresa ladrillera David Moreno y el concejal de Urbanismo Santos Vázquez pusieron a Getafe en el candelero informativo.

Como digo, Pedro Castro decidió aparcar en aquel momento cualquier tipo de decisión y optó por la cautela hasta que llegasen tiempos ¿mejores? Y como quiera que el tiempo, implacable, marca el devenir de las cosas (¡joder el misticismo!) parece posible que haya llegado la hora de la verdad.

Castro quiere que Santos asuma sus errores políticos (es el único que por el momento aparece en grabaciones más o menos sospechosas) y salga por la puerta de atrás, sin hacer ruido y evitando los focos y las portadas de los periódicos locales. Vamos, que le ha exigido que renuncie a su cargo.

Pero, hete aquí que el edil de Urbanismo no quiere comulgar con rueda de molino (expresión popular que viene aquí a colación de no aceptar algo que a uno le resulta perjudicial) y ha puesto condiciones. No le importaría salir del Ejecutivo local, pues no se encuentra cómodo con sus actual situación, convertido en el punto de mira de todos los que quieren disparar al Consistorio getafense, pero tampoco está dispuesto a aceptar una rendición incondicional.

Después de las remodelaciones sufridas en la Administración central con el nuevo Gobierno ZP han intentado buscarle acomodo en el Consejo Superior de Deportes, pero el cargo que le han ofrecido no resulta de su agrado. No quiere irse de “conserje” a Madrid.

Ante esta situación han comenzado a aflorar los nervios dentro de la familia socialista. Y con ellos los dimes y diretes. Que si el de Cultura va a ser el próximo de Urbanismo, que si el hijo del alcalde se postula como nuevo “hombre fuerte”, que si los fieles a Santos Vázquez andan pensando en romper la disciplina de partido… ¿qué? Sí, alguno de ellos ha comentado en "petit comité" que han llegado a plantearse la posibilidad de dejar a Castro y los suyos con un palmo de narices. Eso sería dejarle en minoría. ¿Se atreverán?

La semana ha estado salpicada de comidas improvisadas para templar gaitas y tener a recaudo a los insurrectos, por más que éstos y éstas mostrasen su vehemente disconformidad en céntricos restaurantes del municipio.

Todavía no hay decisión definitiva al respecto del presumible cese de Vázquez, pero las desavenencias han abierto otro conflicto más para el alcalde de los alcaldes.

domingo, abril 20, 2008

Auto de fe


Me confieso hereje. Es verdad. Como también lo es que durante varias semanas he dudado si el mío era más bien un ejercicio de apostasía. Pero ahora lo tengo claro. Apóstata, no. Hereje, sí.

Teniendo en cuenta la ola de fervor futbolístico y futbolero que ha inundado la vida social, política y económica de Getafe pienso, y así lo manifiesto, que hay determinados aspectos de la información que nos ha llegado en forma de monzón azul que resultan turbios, cuando no oscuros. Situaciones que ponen en duda la autenticidad del deporte del balompié, aunque no por ellas debo renunciar a sus principios.

Antes de nada, es conveniente recordar que el Getafe CD SAD es una empresa privada, una mercantil que ocupa espacios públicos y recibe subvenciones millonarias a cuenta de las arcas municipales. Y todavía hay más.

No parece muy lógico, por tanto, que, a cuenta del convenio suscrito entre el Consistorio y la entidad privada tengan que ser los vecinos de Getafe los que carguen con los 500.000 euros que ha costado reforzar la iluminación del Alfonso Pérez para la visita del Bayern de Munich (todavía escuece la cruel eliminación a manos del gigante alemán) y cumplir con las exigencias de ese monstruo que todo lo puede y que se llama UEFA. Porque el club, con ese partido de fútbol, ha obtenido beneficios millonarios suficientes como para afrontar la reforma lumínica que, a fin de cuentas, sólo a él le beneficia, ya que se ha convertido en el único inquilino de una instalación deportiva nacida, según el alcalde Pedro Castro, para “albergar espectáculos deportivos y culturales”, pero que el tiempo y el oportunismo de unos pocos se han encargado de finiquitar.

No está bien que nos hagan comulgar (teniendo enfrente cuestiones tan evidentes) a cuenta de sermones sobre el momento histórico al que se han enfrentado los jugadores azulones en las últimas semanas. ¡Si alguien consigue explicarme qué tiene que ver eso con los favores pecuniarios, que aparezca por aquí! Que cada cual se las apañe como buenamente pueda.

Más grave parecen aún las alusiones y pseudos amenazas para conseguir luz verde de los peperos madrileños a la permuta de terrenos que facilite la construcción de un nuevo campo de fútbol. Con el actual recientemente remodelado y adaptado a las necesidades de la LFP (la que rige el campeonato doméstico) mediante desembolso económico con dinero público (otra vez las ayudas) y la constatación de que la masa social es la que es 8el campo no se llena nunca), se hace poco creíble el argumento del cambio de sede.

Que Pedro Castro y Angel Torres van de la mano en este asunto no es decir nada nuevo. Que a ambos les mueven intereses (espero que no sean idénticos) coincidentes, también. Pero que sus alocuciones al respecto en las vísperas de importantes encuentros que han acaparado la atención de todos se han salido de madre es algo que convendría analizar. Y muy despacio. Como también de quién o quiénes son los terrenos que se pretenden permutar con la capital para una posterior cesión al club privado.

Intentar doblegar la voluntad de las administraciones a costa de igualar al Getafe con Real Madrid o Atlético en cuanto a trato es asunto estéril. No porque aquí no se merezca trato igualitario, que sí. Sino porque la diferencia en las convenios urbanísticos firmados y apalabrados con los dos clubes capitalinos (operaciones urbanísticas también de escandalosos beneficios para entidades futbolísticas privadas) es que éstos disponían de patrimonio propio que han permutado para especular con sus terrenos. El Getafe, que vive de alquiler a bajo precio, no dispone de tal patrimonio y quiere lograrlo a través de cesión pública. No, no está nada bien.

Aprovechar la corriente para arrastrar a todo el mundo al islote en que alcalde y presidente se encuentran es algo ajeno a lo que se mueve en el rectángulo de juego, donde es el balón el que pone y quita razones. Y ahí empieza y termina la crítica a sus intentonas.

Responde este voluntario auto de fe, que se convierte en escarnio público a través de las páginas de este blog, a las llamadas de quienes se confiesan devotos del inoco azulón en público y aprovechan el paraguas de la intimidad y las reuniones privadas para criticar abiertamente las actuaciones que a nivel institucional están llevando a cabo Angel Torres, presidente, y Pedro Castro, alcalde. A ambos les llueven piedras por todos los lados, incluso de aquellos que se hacen la foto en momentos de éxtasis informativo y mediático.

La hipocresía habitual de esa clase política, económica y social se hace más evidente ante la envidia de los éxitos del vecino (ya sea amigo o enemigo). Y todo eso, que muchos susurran y caso ninguno reconoce, hacía necesario este post. Para enseñarles o, al menos, allanarles el camino. Si es que hay alguien más que se atreva a pisarlo. Aviso que es complicado el momento para la crítica a cara descubierta.

miércoles, marzo 26, 2008

Ni la primera, ni la última


Decíamos el año pasado aquellos a los que nos gusta el fútbol y seguimos al Getafe desde su fundación que veríamos a nuestro “Geta” en dos finales de Copa: la primera y la última. Nos equivocamos, pues aunque es cierto que puede que veamos esas dos finales van a ser, con lógica, la primera y la segunda.

Ahora, que desde las altas instancias del club se ha logrado estabilizar un proyecto en Primera, alabado dentro y fuera de nuestras fronteras (las de Madrid y las de España), a uno le queda la sensación que la final del 16 de abril no va a ser ni la primera (eso seguro), ni la última. La Copa es una competición a la que siempre se le ha tenido un cariño especial en la ciudad (añoranza de enfrentamientos ante el Barça de Cruyff –eso son palabras mayores-, del At. Madrid de Leivinha y del Zaragoza de Pichi Alonso) y ahora mucho más.

La historia nos debe una del año pasado, donde ni fuimos inferiores ni merecimos perder. Pero, como dijo Boskov, fútbol es fútbol, y siempre ganan los italianos. El Sevilla, que jugó el partido final a la italiana hizo lo mínimo, lo justo, para alzar una Copa que debió ser nuestra.

Y como ya he dicho que la historia nos debe una, es ocasión de cobrar pieza, aunque sea a costa de un valencia que se juega toda la temporada a un solo partido y que ahora parece que levanta cabeza.

Pero nosotros, los azulones, debemos seguir de fiesta, deportivamente hablando, y después de saborear el cruce de cuartos ante el todopoderoso Bayern (deben ser los bávaros los que pasen a semis, lo contrario sería ya para escribir una tesis doctoral sobre estas cosas de balompié) nos queda el cartucho de la final copera. Además se juega en el campo del “vecino pobre” de la capital, donde las diferencias entre hinchadas se notan menos y el factor campo se cobra a nuestro favor.

La experiencia de la pasada campaña nos deberá servir par ser cautos y jugar para ganar, dejando la fiesta para el final, como debe ser. Jugar una final está bien, ahora ganarla, tiene que ser…

Otra final de Copa. Ni la primera ni la última.