lunes, junio 09, 2008

El pez más viejo del río


Un brillante e imponente poema a modo de reflexión. Porque algunos no saben mirar más allá de sus narices:



El pez más viejo del río

de tanta sabiduría

como amontonó, vivía

brillantemente sombrío

y el agua le sonreía.


Tan sombrío llega a estar

que el agua no le divierte;

y después de meditar

tomó el camino del mar.

Es decir. el de la muerte.


Reíste tú junto al río

niña solar. Ese día

el pez más viejo del río

se quitó el aire sombrío.

Y el agua te sonreía.

1 comentario:

Moreno dijo...

Cada día leo los blogs de los amigos y, sobre todo, de Getafe. Se van transformando, van madurando -como cada uno con los años- y de vez en cuando sorprenden con instantes y momentos como este de Miguel. Él sólo sobra a quién y por qué dedica este poema/canción en este 'instante' o 'moento' de silencio suyo. Lo simple o lo bueno, lo bueno o lo simple: una canción de Camarón -Fandango, creo- o el poema de ese instante de Miguel Hernández que sabemos dedicó a su hijo -estaba en la cárcel de Ocaña cuando lo escribió-. Ámbos en mi admiración y, cómo no, junto a Miguel en la amistad.
Has elegido un poema muy significativo y profundo.
Lo siento, no he podido evitar comentar....
Un saludo y abrazo