miércoles, noviembre 19, 2008

El aeropuerto que no quieren los vecinos

La carta que el Ministerio de Fomento ha enviado al alcalde Pedro Castro, anunciando su intención de abrir la base aérea para vuelos civiles ha vuelto a encender la mecha en la localidad. La noticia, desvelada ayer por el periódico El Buzón, recoge la decisión del Secretario de Estado de Transportes de usar la base aérea para sustituir las pistas de Torrejón, incompatibles, según dice, con el aeropuerto de Barajas.

Mientras el Gobierno municipal ha admitido que conoce la misiva y ha optado por dar la callada por respuesta, el partido en la oposición (PP) vuelve a enarbolar la bandera de rechazo al uso de la base por aviones privados, que podrían alcanzar las cien operaciones diarias. Casi nada.

Los vecinos ya se lo han dejado claro a sus responsables políticos en las ocasiones en las que la noticias ha saltado a la luz. No quieren un aeropuerto en Getafe. Dudan de las condiciones de seguridad de la iniciativa y de las molestias que los vuelos continuados les ocasionarán. Todo ello sin mencionar el impacto de ruido y la contaminación procedente del combustible de un centenar de aviones sobrevolando el cielo de nuestra ciudad.

Parece que el alcalde está preparando el terreno par el aterrizaje del nuevo aeropuerto civil. En algunos foros de opinión se anunciaba hace varias semanas que las obras que se están realizando en la base guardan estrecha relación con el traslado de Torrejón y así lo han contado los propios trabajadores de la base. Se filtra una carta, se guarda silencio, se habla de la temporalidad del acuerdo y se termina por construir accesos, ampliar pistas y sucumbir al encanto de la aviación.

Es más, Fomento habla de la importancia que esta actividad tiene para Getafe y para Madrid como centros de negocio y reconoce implícitamente la ejecución de las obras para que los aviones privados dispongan de las condiciones de seguridad exigibles.

El Pleno, que aprobó la moción para lo que ahora se le viene encima tiene un problema. El PPP votó a favor de un primer borrador, pero en sesión plenaria se opuso al comprobar que la idea inicial y la final eran radicalmente opuestas. Y recogió hasta 7.000 firmas en contra del aeropuerto. IU también se echó atrás a la espera de los preceptivos informes de impacto ambiental que, dicho sea de paso, no existen. Hasta Pedro Castro dijo, con la boca chica, que tenía la sensación que el aeropuerto no se abriría.

Ahora nada de eso tiene valor si Fomento decide ejecutar el acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento e implicar además a la Comunidad para que se comprometa a abrir el aeródromo de El Álamo (proyecto del Gobierno de Aguirre) en un plazo no inferior a cinco años.

La batalla vecinal vuelve a la calle. Si el clamor popular contra el campo de golf de Perales, proyectado por el Ayuntamiento a cuenta de una dudosa y cuestionada operación urbanística, ha incendiado el tejido social, la utilización de la base como aeropuerto tiene toda la pinta de llegar mucho más lejos.

Los vecinos no quieren que los aviones sobrevuelen sus cabezas. Tienen el ejemplo de Algete, donde la obstinación vecinal les ha llevado a ganar en los tribunales. Y saben que no es bueno tener un aeropuerto tan cerca de sus casas. Bueno, tan cerca, no. Al lado mismo de sus casas.

1 comentario:

Plataforma contra el aeropuerto de Getafe dijo...

Me he tomado la libertad de diseñar un blog que aglutine una pretendida plataforma contra el aeropuerto civil de Getafe que han propuesto hoy las Asociaciones Vientos del Pueblo y Aires Nuevos. Espero que pueda servir de ayuda para todos los que estamos en contra del aeropuerto, al margen de posiciones ideológicas.
Es el momento de plantar cara contra semejante proyecto

http://aeropuertodegetafe.blogspot.com/

Un saludo.